La figura humana como ilusión.

  • por

Hay algo en este artista que me atrapa llevo dándole vueltas a su obra y repasando cada una de sus figuras y bocetos de Alberto Giacometti (1901–1966) desde que el pasado fin de semana vi una de sus piezas en Art Bassel Miami y justo en este instante, Bilbao nos sorprende con una gran exposición sobre el artista.

Giacometti nació en Suiza en el seno de una familia de artistas. Su padre, el reconocido pintor neoimpresionista Giovanni Giacometti, le inicia en la pintura y la escultura. En 1922 Alberto Giacometti se traslada a París, momento de eclosión artistica en la capital parisina y del arte en estos momentos y es qui donde va profundizar en su formación artística y cuatro años más tarde se instalara, en el que será su taller hasta el final de sus días, un espacio alquilado, de apenas 23 metros cuadrados, en la calle Hippolyte-Maindron, cerca de Montparnasse. En aquella pequeña habitación Giacometti crea una visión muy personal del mundo que le rodea y le asalta.

Alberto Giacometti (1901–1966) Art  Basel, Miami

La figura humana es un tema fundamental dentro de sus producción artística que desarrolla hasta limites insospechados, con una gran franqueza visual y sobre todo especial visión. A lo largo de los años, realiza obras inspiradas en las personas de su entorno, principalmente en su hermano Diego, su esposa Annette, sus amigos y amantes.

Las ideas de Giacometti sobre cómo abordar la figura humana se han convertido en cuestiones esenciales dentro de la historigrafía  del arte contemporáneo y un gran referente para las siguientes generaciones de artistas venideras

 

Alberto Giacometti (1901–1966)